Greenpeace lucha con música

La ONG Greenpeace promueve la campaña Music save the Arctic en la que lucha con instrumentos como única arma en contra de un proyecto de perforación petrolera en el Ártico que podría alterar significativamente el ecosistema de la región.

Greenpeace ha tenido la brillante idea de enviar la Crystal Palace Orquestra a tocar ante la sede londinense de Shell. Durante varios días, los músicos han tocado el Requiem Por El Ártico, una pieza de cuatro movimientos compuesta especialmente para la ocasión.

Tras la gran repercusión de la iniciativa, un portavoz de Shell afirmó que cuentan con el apoyo local y las licencias pertinentes. Añade que respeta el el derecho a protestar de Greenpeace pero les acusa de ‘montar campañas publicitarias en lugar de participar de manera constructiva en el debate sobre la manera de satisfacer las necesidades energéticas del mundo’.

La música ha conmovido a muchos empleados de la compañía y ha derramado ríos de tinta. ¿Podra también salvar el Ártico?

Anuncios